El Taller me ha ayudado en el trabajo, no hay duda, pero también en mi vida personal. Ante esta crisis de la COVID-19 por ejemplo, muchas de las enfermeras que trabajan conmigo me dicen, “preferimos hacer las guardias contigo porque ante la tensión y presión de estos días nos gusta como gestionas las situaciones difíciles”

Buenos días Francisco, y muchas gracias por concedernos esta entrevista. ¿Qué te llevó a ser alumno de CIESAN?

Buenos días y muchas gracias a vosotros. Hace unos años pasé por un momento complicado, llegando a experimentar eso que llamamos burnout. Poco a poco había ido acumulando muchas tensiones y estrés, hasta el punto de sentirme sobrepasado por la situación. Se me diagnosticó ansiedad y entonces empecé a buscar una salida a mi estado personal y profesional, para poder superar ese momento tan duro. Sentía que estaba tocando fondo. Fue entonces, a finales de 2018, cuando por las redes sociales descubrí el Taller online en Inteligencia Emocional de CIESAN. Hacía ya un tiempo que buscaba una formación que me ayudase, y creo que matricularme en el Taller fue la mejor decisión, marcó un antes y un después, tanto en mi vida personal como profesional. El Taller online en Inteligencia Emocional llega a cubrir ciertos aspectos donde otras formaciones no llegan.

¿A qué aspectos te refieres?

Lo fundamental del Taller son las videollamadas, no solamente con Marisa, sino también con todo el grupo. El hecho de poder hablar y compartir tus experiencias con otras personas de la misma especialidad o de otras especialidades, incluso de fuera del mundo de la medicina, te permite abrir tu foco mental. Lo que te pasa le pasa a otras personas, y esta es una realidad reconfortante. Nos conectábamos habitualmente y compartíamos nuestras vivencias, y tú ibas cogiendo lo que más te ayudaba. Todos los profesionales de salud, enfermeros, médicos de familia en Atención Primaria, en Urgencias, médicos que trabajan con personas con discapacidades, todos estamos expuestos a los mismos riesgos, y reforzar la Inteligencia Emocional nos ayuda a todos por igual.

¿En qué notas que tu vida ha mejorado tras el Taller?

El Taller me ha ayudado en el trabajo, no hay duda, pero también en mi vida personal. Ante esta crisis de la COVID-19 por ejemplo, muchas de las enfermeras que trabajan conmigo me dicen, “preferimos hacer las guardias contigo porque ante la tensión y presión de estos días nos gusta como gestionas las situaciones difíciles”. 

Se nota cuando alguien ha trabajado en su Inteligencia Emocional…

Sí, se nota, todo el mundo debería formarse en ese ámbito, porque esto no lo aprendemos en nuestras carreras ni en ninguna de las formaciones que se nos ofrecen a menudo, y como no lo aprendemos, pues no lo practicamos y no gestionamos bien cuestiones como el tiempo, el estrés o no sacamos partido a nuestras habilidades emocionales.

¿Has recomendado el Taller?

Por supuesto, lo he recomendado a mucha gente, incluso de fuera del ámbito médico. Yo trabajo mucho con Portugal, por ejemplo, y aquí también ha generado interés. Seguro que hay un componente de cercanía con la complicidad profesional entre médicos, enfermeros… etc. pero también sé de gente que ha hecho el Taller o que está interesada en empezarlo pronto y que no son sanitarios.

¿Con eso quieres decir que también has puesto en práctica lo aprendido con otras personas de fuera del ámbito médico?

Sí. Te pongo un ejemplo. Tengo un amigo que es profesor de instituto y que tuvo bastantes problemas para gestionar sus relaciones con compañeros tóxicos, alumnos complejos… pues le ayudé mucho. Y, por supuesto ,con mis pacientes le he sacado mucho partido.

Comentabas que con el tema de la COVID-19 habías vivido momentos de mucha tensión. ¿Cómo prevés que va a ser el futuro más inmediato?

La COVID-19 nos ha pillado a todos desencajados y medio por sorpresa. Hemos estado muy asustados y manejando altos niveles de incertidumbre. En cierto modo me hace pensar en mis tiempos universitarios, cuando se empezó a hablar del SIDA. Por aquél entonces nos aterrorizaba pensar en esa enfermedad. Con la COVID creo que vamos por el mismo camino. Pienso que esto está empezando y que tenemos que seguir mirando hacia adelante. En algunos aspectos lo que está sucediendo ya ha ocurrido antes, con la Gripe A o incluso con la gripe que ahora llamamos común. Con el tiempo todo se irá normalizando y puede que al final digamos “he pasado la COVID” como algo que le ocurre a todo el mundo.

¿Cómo crees que debería ser la desescalada emocional de los profesionales sanitarios tras tanta tensión y estrés?

Bien, creo que estas semanas se nota la gente que hemos hecho alguna formación como la del Taller online en Inteligencia Emocional de CIESAN, porque lo vemos todo de otra manera. Te diría que muchos de los sanitarios de mi entorno están muy rebotados, muy enfadados y frustrados por la gestión que se ha hecho, por la falta de previsión, por la falta de contrapartidas. Poco a poco el miedo va dejando paso a la ira, y eso no es positivo ni constructivo.

¿Piensas en algún caso en concreto?

Esta tarde, por ejemplo, dos enfermeras rebotadas con el tema de la protección expresaron con mucha agresividad que “si yo no tengo EPI no trabajo”. No es que tengas que entrar sin protegerte, no vamos a exponernos porque sí, no es eso, pero pienso que había algo en la forma de expresarse por su parte que de algún modo era hiriente, que no les ayudaba a gestionar la situación en positivo. Por otro lado, comentar que si un profesional está mal protegido no es un profesional, porque cuando auscultas, cuando exploras, cuando tocas a un paciente, hacerlo protegido es básico.

¿Cómo ves a tus pacientes en el aspecto emocional?

Los pacientes se han ido adaptando a la nueva situación. Antes nos comunicaban muchas angustias y a veces no estábamos preparados para gestionar tanto miedo cada 10 o 15 minutos. Era un no parar. Creo que ahora la situación está cambiando, ahora tenemos más tiempo.

Finalmente, y agradeciéndote que nos hayas concedido esta entrevista, ¿qué le dirías a alguien para convencerle de que se inscribiera en el Taller?

Que mi vida profesional y personal tienen un antes y un después y que el punto de inflexión fue el Taller en Inteligencia Emocional de CIESAN. Como profesionales hemos hecho muchísimos cursos, algunos de ellos muy caros, en los que al final no aprendes realmente nada. El Taller te servirá en todas las dimensiones de tu vida

Francisco Novoa

Exalumno del Taller en Inteligencia Emocional de CIESAN [+]

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Puedes empezar ahora mismo!

Descubre cómo 4 prácticas sencillas de Inteligencia Emocional pueden ayudarte en la gestión del estrés diario

Hoy puedes empezar a sentir destellos de serenidad en el caos de la consulta.

¿Quieres conocer más? Mira estos artículos que tenemos para ti:

>