«Sí a formarse y a mejorar en Seguridad, Abordaje emocional, Evitar conflictos, Entender mejor a otras personas, cultivar el círculo de influencia, ser más asertivos… Tenemos a grandes profesionales que están muy quemados. Pero podemos cambiar, y el cambio comienza dentro de uno mismo.»

Buenos días Loli y muchas gracias por concedernos esta entrevista. ¿Cómo llegaste a conocer la Formación de CIESAN?

Buenos días, es un placer. Conocí CIESAN gracias a las redes sociales. Este es un campo que Marisa siempre trabaja mucho, con contenidos de calidad, y en mi caso me llegó una promoción vía Facebook. En seguida me pareció interesante. Me gusta la Inteligencia Emocional y hace mucho tiempo que busco contenidos al respecto, conferencias, formaciones, publicaciones… Cuando me llegó la propuesta de CIESAN vi que se trataba de una propuesta preparada y seria, con contenido, y me gustó que Marisa lo planteaba para ponerlo en práctica en la asistencia diaria, el  Centro de Salud por ejemplo, es mi caso. Y todo desde su experiencia, que es la de una buena profesional.

 

¿En qué aspecto crees que es «una propuesta preparada»?

Marisa conoce bien la profesión, porque es la suya, y este es una elemento clave. El ámbito de la Inteligencia Emocional no se trata en nuestra formación académica, a pesar de la cantidad creciente de evidencia disponible que pone de relieve que un sanitario con habilidades emocionales es mucho mejor profesional dado que gestiona mejor los problemas de salud de sus pacientes y el trabajo con los equipos. La Inteligencia Emocional es un tema de moda, pero hoy en día no hay casi talleres de coaching ni de crecimiento personal específicos para médicos y hechos por médicos.

 

¿Sientes que ha mejorado tu trato con tus pacientes y colegas?

Sí, sin duda. En ambos casos he notado una mejora. Yo hice el Taller en Inteligencia Emocional de CIESAN y me ha ayudado mucho a nivel profesional y en la vida en general. Marisa tiene una forma de exponer el plan de trabajo y el método de CIESAN muy razonada. Se nota que ella se ha formado mucho en ese campo y, además, comparte la misma experiencia profesional.  

 

¿En qué ejemplos estás pensando?

Desde el primer momento la estructura está muy bien diseñada. Por ejemplo, la primera parte, acerca del trabajo intrapersonal, te pone delante de tus creencias erróneas y trabajas mucho el estar atenta a todo lo que sientes y lo que te pasa porque ello forma parte de tu percepción de la realidad y determina la forma en la que vas a actuar. En ese sentido, desde el primer momento, haces un trabajo muy profundo contigo misma para saber manejarte en cualquier situación. Con el trabajo que haces en CIESAN llegas a un momento de tranquilidad, calma y perspectiva, sobretodo a la hora de enfrentarte  circunstancias desconocidas, a tus miedos e inseguridades. 

 

A nivel personal, ¿hubo alguna situación que te llevó a ser consciente de que necesitabas formarte en Inteligencia Emocional?

2018 para mí fue un año muy estresante desde el punto de vista laboral. Tenía que hacer frente a las situaciones típicas de los médicos de familia: Sobrecarga, estrés, mala gestión, falta de recursos… Me di cuenta de que no todo lo puedes solucionar de forma técnica o estríctamente ciéntifica. Cuando te encuentras ante pacientes con situaciones muy difíciles no basta con un diagnóstico, el tener herramientas de gestión emocional forma parte de tu obligación como profesional médico. Saber cómo y cuando empatizar, gestionar las inquietudes de la familia, un paciente agresivo, gestionar las emociones asociadas… sin estas herramientas en Inteligencia Emocional  no podría trabajar en esta profesión, y además, me sentiría incapaz y mala médica de familia. No se puede ser buen médico de familia sin haberte formado en habilidades de Inteligencia Emocional. Transmitir calma, calidez y empatía puede ser positivo para la salud del paciente, y eso empieza por el trabajo con uno mismo y por poner los frutos de este trabajo en práctica.

 

¿El enfoque del Taller te pareció práctica?

Sí. El Taller se divide en diversos módulos que, al ir completando, te perimten ir haciendo «checks» para comprobar que te están funcionando. Hay un trabajo grupal con el resto de alumnos e individual con Marisa. Como te decía, hoy en día es muy fácil encontrar conferencias y leer artículos, pero sin alguien que te guíe para llevar a cabo un aplicación práctica de lo aprendido no te sirven de mucho. 

 

¿Crees que ese ámbito de las emociones y la Inteligencia Emocional es valorado por tus colegas de profesión?

Pienso que son habilidades imprescindibles y creo que, sobretodo, las nuevas generaciones, son muy conscientes de ello. Yo animo a la gente a que se forme con Marisa, porque para ser un buen profesional médico, las habilidades emocionales están al mismo nivel que las clínicas. Es cierto que históricamente eso no siempre ha sido así y que hay mucha gente que le da más importancia a la actualización científico-técnica. Pero los tiempos, por suerte, están cambiando. 

 

¿Crees que en el caso concreto de la Medicina de Familia esto es todavía más importante?

Desde luego. Somos médicas de familia, nuestra especialidad es escuchar a las familias, a las personas y a sus historias. Somos especialistas en personas, sus contextos y comunidad, y a lo largo del tiempo. Todavía tenemos colegas que valoran más la evidencia científica en abstracto, y poco aplicada a la persona concreta. Yo siempre pienso, ¿verdad que no puedes conocer ni diagnosticar bien a un paciente sino le has tocado ni explorado?, pues con las emociones ocurre lo mismo. Y esto lo ves, ves a compañeros que son grandes expertos en evidencia pero que no conectan con el paciente. Además, si estableces una buena relación con el paciente, evitarás hipermedicalizar, por lo que reducirás riesgos clínicos y harás un uso más inteligente de los recursos.

 

¿Con la crisis de la COVID-19 has notado que estas habilidades emocionales te han servido y que la gente te reconoce por ello?

Yo soy coordinadora de mi Centro de Salud en Palma de Mallorca, por lo que, hay una parte de mi trabajo que se ha tensionado mucho con la pandemia y que tiene que ver con temas de gestión de recursos. El hecho de haberme formado con Marisa en Inteligencia Emocional me ha ayudado muchísimo. Todos hemos sentido miedo, vértigo ante lo desconocido, y nos hemos sentido inseguros. La gestión de la incertidumbre es seguramente lo peor para un médico. Mantener la calma es ahora más importante que nunca. Y es cierto que la gente me lo ha reconocido. A finales de mayo y a principios de abril, todo el mundo estaba descolocado, había constantes reuniones, gestiones complicades y decisiones difíciles que tomar. Ahora que parece que todo está mínimamente más tranquilo, me doy cuenta de lo importante de mi trabajo con Marisa. Ojalá todo el mundo tuviera las herramientas y conocimientos para salir más airosos. El sistema mejoraría.

 

¿Puedes decirme alguna frase de tu Formación con Marisa que te haya quedado grabado?

Una frase que dice mucho Marisa es «sucede lo que conviene». La tengo muy integrada. Ha habido muchas otras frases, la mayoría las utilizo sin pensar, como si fueran citas que ya he interiorizado. Cuando mis colegas me preguntan «¿dónde has aprendido esto?» simpre les respondo que en el Taller en Inteligencia Emocional de CIESAN. Les digo que es una formación en la que implicarse, tomar notas, y hacer los ejercicios a conciencia. Merce la pena implicarse. Marisa transmite mucha calma y tranquilidad, y, como alumna, quieres llegar a ese nivel de paz y asertividad que desprende.

 

¿Qué le dirías a una compañera que estuviera dudando sobre inscribirse en el Taller?

Le diría que es una formación imprescindible, que le ayudará a estar bien consigo misma y con su entorno profesional y personal. El autoconocimiento es un proceso fundamental para lograr el éxito y la felicidad en la vida. Con CIESAN aprenderás a gestionar el estrés y el tiempo, saber cuando abrirte y cuando cerrar, y te darás cuenta de la importancia de darte un tiempo cada día para nombras las cosas que has hecho. Además, entrarás en un mundo de recursos y de técnicas muy útiles. Por ejemplo, las Masterclass de CIESAN son muy interesantes, o todo el ámbito del Mindfulness. Creo que bajar el nivel de estrés siempre es una buena decisión y que, como profesionales de la salud tenemos esa responsabilidad con nuestros pacientes y comunidades. Y también con nuestras familias. Aprenderás a ser «tu mejor versión» y, en consecuencia, a tomar mejores decisiones, a evitar perder energías en tensiones innecesarias y a darte momentos para replantearte tu forma de actuar. Ahora que está tan de moda todo esto del «No Hacer» en medicina, es fundamental formarnos en Inteligencia Emocional.

 

¿Podrías hacerme un listado del «Sí Hacer en Inteligencia Emocional»?

SI a formarse y a mejorar en Seguridad, Abordaje emocional, Evitar conflictos, Entender mejor a otras personas, cultivar el círculo de influencia, ser más asertivos… Tenemos a grandes profesionales que están muy quemados. Pero podemos cambiar, y el cambio comienza dentro de uno mismo.

 

¡Muchas gracias y mucha suerte!

 

 

Loli Sanmartín CIESAN

 

Loli Sanmartín

Coordindora de Centro de Salud en Palma de Mallorca

Exalumna del Taller en Inteligencia Emocional

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Puedes empezar ahora mismo!

Descubre cómo 4 prácticas sencillas de Inteligencia Emocional pueden ayudarte en la gestión del estrés diario

Hoy puedes empezar a sentir destellos de serenidad en el caos de la consulta.

¿Quieres conocer más? Mira estos artículos que tenemos para ti:

>