A veces es interesante observar lo que se comenta en ámbitos profesionales alejados del médico en los que utilizan técnicas parecidas a las nuestras en Inteligencia Emocional para lidiar con situaciones estresantes y conseguir mejorar en la gestión del tiempo y las habilidades emocionales. Es el caso de este artículo de Marcel Schwantes que en la revista Inc. explora las posibilidades de la Inteligencia Emocional en el campo de la economía y los negocios.

En ese sentido, el artículo comenta que según el Foro Económico Mundial, se prevé que la Inteligencia Emocional (EQ) sea considerada en 2022 como una de las 10 mejores habilidades laborales necesarias para prosperar en el ámbito profesional.

Ya hace algun tiempo que la Inteligencia Emocional viene anunciándose como una habilidad crucial de las personas para ayudar a navegar en aguas turbulentas a raíz del brote de Covid-19.

Para determinar cuál es nuestra situación y nuestro grado en Inteligencia Emocional durante este tiempo de crisis e incertidumbre, el artículo nos sugiere que nos pongamos estas cinco preguntas importantes:

 

 ¿regularmente muestras empatía?

La gente tiene miedo, hay mucha gente asustada. Para ayudar a aliviar el sufrimiento, ejercitar tu Inteligencia Emocional te ayudará a comprender o sentir lo que otra persona está experimentando dentro de su marco de referencia, ya sea un paciente o compañero de trabajo. Tener la capacidad de empatizar con la experiencia o los retos vitales de otra persona es clave para unir nuestros equipos y acercanos a un propósito común, a medida que nos vamos enfrentando a nuevas realidades juntos.

 

¿Estás mostrando optimismo frente a la incertidumbre?

Con estos eventos sin precedentes que hemos visto en las últimas semanas, ha venido, también, la oportunidad de mostrar un optimismo sin precedentes. Muéstralo, ¿por qué no ser ese faro de luz que atraviesa la oscuridad alzando a las personas y alentando las emociones ante el peligro?.

Podemos empezar mostrando gratitud por las posibilidades tecnologicas de nuestro tiempo, la flexibilidad y el acceso a información instantánea para tomar las decisiones correctas.

Puedes ser aquella persona que elogia los esfuerzos de colegas valientes y resistentes que son productivos y hacen que el trabajo suceda bajo una adversidad extrema.

Sé la persona que muestra optimismo asumiendo la responsabilidad de tus acciones y encontrando soluciones a los problemas. Al hacerlo, te estás ayudando a ti mismo y a los demás. Esta es una de las accionas més emocionalmente inteligente que pueden hacerse.

 

¿Estás siendo flexible en la nueva normalidad?

En lugar de cancelar ese evento planificado, considera el cambiarte a un evento digital a través de la transmisión web con las diversas plataformas de videoconferencia disponibles. Cualquiera que sea la «vieja normalidad» para tu rutina diaria cara a cara, intenta ser flexible mediante el uso de tecnología para comunicarte, mantenerte conectado y ser productivo mientras protegemos a todos de la propagación del virus.

 

¿Estás manejando bien tus emociones angustiosas?

El estrés es una parte normal de la vida. Pero se ha elevado a alturas que nunca hemos imaginado. Para hacer frente a posibles interrupciones que pueden estar relacionadas con el estrés, como tristeza, confusión, irritabilidad, enojo o reducción de la concentración y la productividad, el primer paso es comprender tu estado emocional, reconocer lo que sientes y reconocer cuándo son los síntomas. relacionado con el estrés.

Ahora mismo estás en condiciones de controlar tu estrés. Por ejemplo, si has comenzado a notar signos de su aumento, es probable que estés experimentando una respuesta de estrés normal: estrés relacionado con las preocupaciones sobre la captura del virus, estrés por la pérdida de una forma de trabajar que puede cambiar en cualquier momento, estrés por no poder gestionar las emociones de los demás. Mantenernos en sintonía con lo que estás experimentando día a día, te permitirá liberar el control de las cosas que no podemos controlar y que nos estresan.

¿te estás adaptando sin problemas a las realidades cambiantes?

Ahora más que nunca podemos aprovechar el poder de la Inteligencia Emocional para permanecer en tierra, no entrar en pánico, y enfocarnos en construir el futuro que queremos para nuestros negocios y comunidades.

No, no podemos controlar lo que sucedió y probablemente debamos poner los eventos que nos han llevado hasta aquí en el retrovisor para que no tengan ningún poder sobre nosotros. Podemos elegir cómo responder a las circunstancias que se desenredan a nuestro alrededor.

Aceptar la realidad de que esta es, por ahora, la nueva normalidad y que la vida continuará. Luego, abrazar el cambio con los brazos abiertos. Como humanos, es normal que luchemos contra el cambio, ya que con él viene el miedo y la ansiedad. Sin embargo, ejercitar tu Inteligencia Emocional con empatía y autocompasión te ayudará a adaptarte más fácilmente a través de transiciones incómodas.

Para hacer eso podemos rechazar las mentiras que nos decimos a menudo. Ser honestos con nosotros mismos es fundamental para desarrollar la autocompasión. Recuerda, los pensamientos van y vienen, y los sentimientos cambian.

 

Este artículo es una versión traducida del coach  Marcel Schwantes 

[artículo original +]

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Puedes empezar ahora mismo!

Descubre cómo 4 prácticas sencillas de Inteligencia Emocional pueden ayudarte en la gestión del estrés diario

Hoy puedes empezar a sentir destellos de serenidad en el caos de la consulta.

¿Quieres conocer más? Mira estos artículos que tenemos para ti:

>