La pandemia por la covid-19 está representando una amenaza muy real en nuestra forma de vivir, permitir que nuestras emociones se descontrolen puede empeorar la situación.

Con la crisis del coronavirus estamos siendo bombardeados con actualizaciones constantes, diarias, números de muertos, números de pacientes sospechosos, protocolos cambiantes, candidatos a vacuna, tratamientos que, parece, podrían funcionar en un periodo de tiempo razonable. Todas estas proyecciones y noticias puede que nos estén alejando de vivir en el momento actual y de ser conscientes de la realidad del presente.

Durante mucho tiempo no hemos sabido qué esperar, por eso hemos estado escuchando las novedades que aparecían. Lo desconocido, y la volatilidad de la situación, nos mantienen nerviosos, preguntándonos qué vendrá mañana. Esta situación puede hacernos sentir miedo, abrumado e impotente. Si bien la amenaza es real, el pánico y hacer que nuestras emociones se vuelvan locas empeorarán la situación.

Aquí hay algunas cosas que podemos hacer para tomar el control y manejar nuestras reacciones en este momento difícil:

 

poner NOMBRE a NUESTRAS EMOCIONES

Si bien es probable que estemos sintiendo algo de aprensión, mantenerlo embotellado y negarlo solo lo empeora. Sabemos que expresar nuestros sentimientos nos ayuda a controlarlos, ya que nombrarlos, y soltarlos en voz alta disminuye su impacto en nosotros. También nos ayuda a conectarnos y compartir con otros que sienten lo mismo. Esto normaliza lo que sentimos y nos ayuda a sentirnos conectados y apoyados.

 

APOYAr A LOS NIÑOS y a las niñas A NAVEGAR EN SUS EMOCIONES

Los sentimientos de los niños son reales y, como adultos, podemos ayudar respetándolos. Mientras luchamos con nuestras emociones, también tendremos que ayudar a navegar por las de ellos. Si bien no tenemos que compartir todo, como nuestros peores temores, ocultarles todo es perjudicial. Si sienten que tenemos miedo de no compartir, solo aumentará su nivel de ansiedad. En este momento, necesitamos ser auténticos y manejar nuestras propias emociones.

 

ENFOQUE EN LO QUE PODEMOS CONTROLAR

Si bien hay muchas cosas que están más allá de nuestro control, hay muchas más que podemos hacer para aliviar riesgos innecesarios. Podemos recuperar cierto nivel de control si nos concentramos en las áreas que podemos manejar en nuestras propias vidas y las de nuestras familias, amigos y comunidades. Hablar con nuestras personas más cercanas para ver qué podemos hacer para ayudar puede irnos bien. Las ideas simples como turnarse para comprar disminuyen la cantidad de personas que deben estar expuestas. Un beneficio adicional es que al hacer esto fortalecemos nuestras conexiones.

 

OBTENGA NOTICIAS Y ACTUALIZACIONES DE FUENTES CONFIABLES

Ya lo sabíamos y lo hemos constatado en estos tiempos de crisis. En nuestro mundo las fábricas de rumores están a toda marcha y podemos escuchar todo tipo de cosas aterradoras que crearán estrés y miedos innecesarios. Podemos detener la propagación de esta información errónea perjudicial al no participar. Pero nosotros/as elegimos dónde queremos informarnos, y, sobretodo, qué información queremos aceptar, así que entre todos podemos poner nuestra parte para reducir el agobio general.

 

HAcer UN USO CREATIVO DE NUESTRO TIEMPO durante el AISLAMIENTO

Si bien quienes están infectados pueden estar en cuarentena, muchos de nosotros tendremos distancia social y estaremos solos más de lo que estamos acostumbrados. Este es un buen momento para contactar con esas personas que se han visto forzadas a aislarse. Podemos hacerlo, tenemos muchos medios para ello: Correo electrónico, mensaje de texto o, mejor aún, llámar para escuchar su voz. Esto ayuda a romper la sensación de aislamiento y la sensación de estar solo.

¿Has querido aprender a tocar un instrumento, leer ese libro, escribir ese blog o aprender un nuevo idioma? Este sería un buen momento para comenzar. Te ayudará a centrarse en lo que sucede a su alrededor, te ayudará a recuperar algo de control y sentirás la satisfacción de aprender algo nuevo.

Finalmente, es importante tener en cuenta que los factores estresantes adicionales agotan nuestro sistema inmunológico. Necesitamos mantener nuestros cuerpos fuertes y saludables más que nunca. Por todo ello, intentemos reducir nuestros niveles de ansiedad. Consideremos hacer meditación, liberar tensiones al salir a caminar al aire libre, pensar en las flores de primavera que ya están llegando y expresar gratitud por el aquí y el ahora. Porque tenemos mucho por lo que estar agradecidos. . . abracemos esos pensamientos y nuestro sistema inmunológico nos lo agradecerá.

 

 

Harvey Deutschendorf

experto en inteligencia emocional

Esta es una versión traducida [artículo original+]

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Puedes empezar ahora mismo!

Descubre cómo 4 prácticas sencillas de Inteligencia Emocional pueden ayudarte en la gestión del estrés diario

Hoy puedes empezar a sentir destellos de serenidad en el caos de la consulta.

¿Quieres conocer más? Mira estos artículos que tenemos para ti:

>